INTRODUCCIÓN

La ehrlichiosis canina es una enfermedad que afecta especialmente a cánidos, seres humanos y otras especies como équidos y venados. Es producida por bacterias ricketsiales del género Ehrlichia (Moshkoviski, 1945), las cuales son estructuras pleomórficas (cocoides – elipsoidales) con un diámetro de 0.5 mm localizadas intracelularmente en leucocitos y plaquetas, observándose microscopicamente en forma de mórula (inclusiones intracitoplasmáticas).

Los estudios epidemiológicos de las enfermedades caninas, no constituyen en Colombia, salvo el caso de la rabia, una  radición.

Existen trabajos aislados sobre diferentes patologías, en general de tipo infeccioso, que afectan a los perros. A pesar de tales esfuerzos, la situación real en procesos infecciosos tan importantes como la leptospirosis, la Pancitopenia tropical canina (Ehrlichiosis canina), la babesiosis o la brucelosis canina, entre otras, se desconoce.

 Descargar brochure en pdf

DIAGNÓSTICO

El diagnóstico se basa en el hallazgo de parásitos en el interior de los neutrófilos, 8-9 días pos exposición a garrapatas de la familia ixodidae (hospedador intermediario). En muchos casos el periodo de prepatencia es largo (antes de manifestarse la enfermedad), y la presentación clínica puede ser inducida por una alta infestación de garrapatas adultas por un periodo de 18 días.

Otras formas de diagnóstico son la detección de seroconversión de E. canis a los 30 días de la exposición, o la identificación del DNA de los parásitos por Reacción de la Polimerasa en Cadena, por cambios en la polimerasa después de 5 días de exposición pero no evidentes a los 6-9 días posteriores a la morulación.

En Colombia, los diagnósticos presuntivos se basan en la valoración clínica, la anamnesis de contacto con garrapatas, las respuestas a tratamientos (Tratamiento/Diagnóstico) y la observación de formas compatibles con Ehrlichia sp, en extendidos de sangre periférica y lavados ganglionares coloreados con Giemsa o Wright, que no aseguran el diagnostico preciso. La presencia de garrapatas vectoras que afectan a los caninos como Rhipicephalus sanguineus y Amblyomma cajenense (garrapatas de tres hospedadores), hacen de esta enfermedad una entidad que debe ser considerada en nuestro medio y validada con pruebas serológicas específicas para clarificar la distribución  epidemiológica de éste u otros hemoparásitos de importancia en la clínica canina nacional.

El genogrupo E. canis contiene tres especies que se conocen por su infección en perros: E. canis, E. ewingii y E. chaffeensis.

Anteriormente, se pensaba que cada una de ellas pertenecía a un huésped específico, es decir E. canis, parasita sólo a carnívoros y E. chaffeensis a venados y seres humanos.

Actualmente, se menciona que E. chaffeensis, E. canis, E. equi, E. ewingii y E. platys, pueden manifestar enfermedades y anormalidades clinicopatológicas en perros y otros animales, como lo demuestra un estudio realizado a 65 perros en Oklahoma (EEUU), donde el 15.4 % de los perros sometidos a diagnóstico por PCR, fueron positivos a Ehrlichia sp, de los cuales 6.2% eran positivos a E. ewingii, 3.1% E. canis y 6.2% presentaban E. chaffensis.

 Descargar brochure en pdf

PREDISPOSICIÓN

La raza Pastor Alemán es la más susceptible, desarrollando la fase crónica mucho más frecuentemente que otras razas; sin embargo, la enfermedad se presenta independientemente de la edad, el sexo , la raza y el tamaño.

SINTOMAS

La sintomatología reportada en los pacientes se puede clasificar según la evolución del proceso en aguda: fiebre, secreción oculonasal serosa o purulenta, anorexia, pérdida de peso, disnea, linfadenopatía; crónica: caracterizada por depresión, pérdida de peso, membranas pálidas, dolor abdominal, epistaxis, hemorragias retinianas, esplenomegalia, aumento de sonidos pulmonares, uveítis anterior o posterior, edema corneal, convulsiones, hepatomegalia, arritmias, poliuria, polidipsia y artralgias. La etapa final de la Ehrlichiosis está caracterizada por hemorragias, linfadenopatías, esplenomegalia, poliartropatías y signos neurológicos.

TRATAMIENTO

Muchos tratamientos se han realizado por periodos largos con terapias llevadas a base de monohidrato de doxiciclina 5-10 mg/kg cada 12-24 horas por 7 a 10 días o tetraciclina a dosis de 22 mg/kg cada ocho horas por periodos largos (meses-años).

Una utilización 3 mg/kg durante 5 días, facilita el desarrollo de resistencia. En otras ocasiones se ha llegado a utilizar dipropionato de imidocarb para obtener una respuesta satisfactoria. Sin embargo, muchos veterinarios han reconocido la persistencia de signos clínicos y anormalidades hematológicas, la persistencia de anticuerpos reactivos a los antígenos de E. canis y la presencia de DNA de Ehrlichia canis después de una terapéutica antirricketsial. Ante este problema, los veterinarios han optado por aplicar clorhidrato de tetraciclina o clorhidrato de doxiciclina por extensos periodos (meses -años), situación que puede generar resistencia bacteriana.

La utilización de dipropionato de imidocarb tiene que ser en dosis elevadas para obtener una respuesta terapéutica satisfactoria.

Otros tratamientos que se han utilizado son el cloranfenicol y las quinolonas; estas últimas no han tenido efectos antirickettsiales, por lo que son poco útiles. Se ha recomendado la corticoterapia durante la etapa inicial para disminuir la trombocitopenia.

El tratamiento de la forma crónica severa de la enfermedad es prolongado y el pronóstico de esos perros pancitopénicos (reducción del número de plaquetas, glóbulos rojos y blancos de la sangre) es grave por lo tanto es de gran ayuda en estos casos utilizar terapia homeopática con productos que estimulen la producción de eritrocitos, así como de inmunoestimulantes que ayuden a restaurar la respuesta inmune innata de los animales enfermos.

 Descargar brochure en pdf


Referencias Bibliográcas disponibles en la Dirección de Animales de Compañía de PROCONVET
Correo Electrónico: leonardo.amin@proconvet.com